jueves, 24 de abril de 2014

Lo entendí todo cuando se me empezaron a quemar las lentejas.


Y cuando se acaba, se acaba.

1 comentario:

Anónimo dijo...

La lentejas siempre se pegan, para que no ocurra haz un picadito de puerro, pimiento y ajito, laurel y un buen ramo de perejil, pimienta en grano (o molida) al gusto, rodajitas de zanahoria y punta de pimentón, comino y chorrito de vino blanco. Agua la justa y 12 minutos de express o 25 al fuego lento de caldero. Eso sí, jamás les quites la vista (y el olfato) de encima, son las legumbres más celosas del mundo. Y siempre, siempre, salen mejor si estás enamorada.
Lávalas pero no las pongas antes en remojo, así te salen enteritas y no se despellejan.

Ayuda bastante a que no se peguen las caricias de quien se las va a comer.

Para mentes viciosas que se añadan rodajitas de chorizo. Los depravados además le ponemos morcilla de cebolla.