miércoles, 5 de junio de 2013

Dos días para el desempleo - por decisión propia

De cabeza, sin frenos, agotada pero segura. Paso a engrosar la lista de parados en el extranjero y para celebrarlo bebo vino blanco.
Sin estudios ni títulos oficiales (¿y total, para qué?), sin experiencia profesional "relevante", sin ser hablante por nacimiento de una lengua que me parece sobre todo símbolo imperialista. Me parece que me toca quedarme un tiempo aquí sentada y reírme de la vida, ya que parece que ella se está partiendo el culo conmigo. Se lo pasa pipa. ¡Chinchín! Dejo el trabajo porque aunque me encante, me está consumiendo la vida. Porque quisiera conseguir algo mejor, y va a ser difícil siendo joven y española. ¡Hay que intentarlo de todas formas, así que vamos a echarnos un cigarrito y esperar!

Estas noticias que me llegan desde España me dejan atónita y me enturbian un poco el ánimo. ¿Que prohíben el aborto voluntario? ¿Que los sueldos de nuestros profesionales públicos se congelan e incluso, disminuyen? ¿Que ahora solo tenemos becas fantasma? ¿Que cada vez hay más gente sin casas? ¿Que cada vez más jóvenes migran?... ¡Chinchín!

Una amiga alemana me dice: We the German people don't want to loan you money. You wouldn't give your money to a lazy homeless if you were expecting him to give you back that amount plus interests, would you? So why are you so amazed that we ask you to work very hard or for more years if you need some help? We work nearly sixty hours per week, and that's why we are so rich, because we work very hard, pay lots of taxes and we are very good at finances! It's not our fault that Spain is having a massive crisis, so if we have for any reason to help you, we'll only do it if you show us that you deserve it and you'll be able to pay back.

Quiero mucho a mi amiga alemana. Tiene cara de mandona, nariz grande, ojos azules, es super rubia (aunque me confesó que se decoloró), es super alta, tiene unas tetas enormes apuesto a que super blancas y de pezones rositas, y es super difícil hacerla reír by the Spanish way. Casi diría que me pone bastante, creo que me estoy pasando a la otra acera. Me gusta ir de copas con ella, normalmente le hacen falta dos barriles de cerveza para caer grogui y casi siempre me siento poco culpable si es ella la que me acaba trayendo de vuelta a casa porque yo a la segunda pinta ya puedo cantar la Internacional en cuatro idiomas diferentes. Además, siempre me invita a más rondas de las que yo la invito. Pero creo que no es una persona con la que me gusta hablar de política. De hecho, fuera de España, no me gusta hablar con nadie de política al no ser que sea otro español. 

Les gusta pintarnos de vagos y comodones, y eso que dentro de España nosotros sólo hablamos así de "los del sur". Bueno, pues yo que soy más que sureña, debo ser vaga al cuadrado. Yo sí trabajo en un país extranjero cerca de 58 horas a la semana, cobrando menos del mínimo, sin jefes que me paguen los impuestos (así que todo mi sueldo es en negro y mi año de experiencia no está registrado en ninguna parte). Pero sigo siendo una vaga, y una analfabeta, y una tontita española que debería reírle las gracias a cualquier tonto del orto que le hable. Da igual lo mucho que trabaje y lo mucho que en realidad mi inglés mejora día a día, y sin ir a clases de ningún tipo. Las etiquetas ya se pusieron hace tiempo. Yo que huía de España por las estúpidas etiquetas, y me encuentro otras peores aquí. Los nuevos migrantes del siglo XXI son españoles, con estudios pero sin experiencia, con experiencia pero sin estudios, que mendigan pan y casa y a cambio ofrecen su fuerza de trabajo al que más barato pague. Y cuando queremos explicar por qué no nos sentimos del todo felices cuando dejamos que pisoteen nuestra dignidad por una oportunidad de independencia, nos saltan con lo mismo: "sois unos vagos".

¿Qué fue de las ocho horas de trabajo, las ocho horas de recreación, y las ocho horas de descanso? ¿Cómo pueden llamarme "vaga" cada vez  que digo a alguien en este país que no me gusta trabajar casi doce horas al día, que esto me parece esclavitud? No es que no me guste trabajar, ¡es que no me gusta hacerlo por DOCE horas al día! Sales del trabajo tan cansada (¡chichín!) que en realidad, sólo puedes pensar "en el trabajo". Mis mejores horas de actividad de los mejores años de mi vida, están vendidos y a precio de ganga. Ellos lo ven normal, para ellos es importante el éxito profesional al precio que sea, sin importar el sacrificio. ¿Será que ellos perdieron otros valores importantes en la vida? ¿O que yo pido demasiado? ¿Será todo un lavado cerebral en masa? ¿Quién está en lo cierto? Es cierto que en mi sector este horario es el normal pero obviamente yo no recibo el sueldo que me compensaría de esas horas de más, yo cobro por debajo y ya no me compensa, porque estoy cada día más agotada y me siento vacía sin tener tiempo para tener una vida propia o al menos, un sueldo que me permita vivir sin estrecheces los días que libro.

- Then leave the job! Just quit if you can't cope with it anymore! - dice mi querida alemana, mientra se lleva el "Cosmopolitan" a los labios y me mira esperando una reacción. Entiende un poco de español y lee lo que escribo, me medio sonríe. Sabe que no tengo demasiadas opciones aunque quisiera o pudiera tenerlas. Porque ella sabe, ¿qué otra cosa voy a poder hacer sin tener estudios? De nada serviría explicarle que hasta con estudios, en Europa los jovenes españoles limpian hornos, fregaderos, retretes y culos, y con suerte, puedes ser el corre-ve-y-dile de alguna empresa que te está "dando una gran oportunidad" por un sueldo miserable, y eso es todo lo que abarca su abanico de posibilidades laborales.

- I remind you I did already. But I do like my job, I wouldn't enjoy more doing something else. What I don't like are the conditions, and the way other people treat me when I say I'm nannying, also knowing I'm Spanish. They automatically think I'm not educated and the only thing I know how to do without thinking too much is changing nappies.

- It's something cultural, it has nothing to do with being Spanish. It's only because as nannies we have a bad reputation. And it is normal, children normally love more their nannies than their mums in the end so... - se refresca la lengua con otro sorbo y le sonríe al camarero. Yo le doy otra calada al cigarro y pienso en el mar que no tengo cerca. El sonido de las olitas jugando en la orilla siempre me pone contenta pero necesito oírlo no imaginarlo. No estoy contenta, no puedo hacer que esta chica me entienda. Es tan alemana. 

- No, you're wrong. It's a bad thing to be a nanny unless you are a Norland one, because mainly our work is not properly appreciated by anyone, but it's even worse to be a Spanish nanny - le respondo cansada, porque es algo que tengo hablado de otras muchas veces. Definitivamente, no me gusta hablar tampoco del mercado laboral con esta mujer -. My bosses ask me things like "Have you got these yogurths in Spain?", and they show me the Muller Corners and I'm about to answer them "Are you joking?". They really think they are speaking to someone who is from a third country! Of course I ate yogurths with biscuit bits in Spain for God's sake! I know it's a stupid example but these are the kind of stuff that make me lose it, you know? They think they are making me a big favour giving me a job and underpaying me, and teaching me how to behave and live in their stupid neighborhood.

- Well - se ríe -. Maybe you are right. Or perhaps you don't want to see that I work as hard as you and I'm German, and my conditions are not better than yours. It's not about being Spanish, believe me. The only thing I'd say it's true about Spanish people is that you are complaining. All the time.

- I have to leave, I need to fix the supper for my boyfriend, so speak you later.

- Bye hun, take care.

Así que eso fue todo, no podía soportarlo más, ahora estoy en otro pub. Obviamente, le mentí. La cena de mi novio está hecha desde hace horas. ¡Copa de vino por favor, gracias! A los ingleses les encanta pedir todo por favor y luego dar las gracias. ¡Son tan educados!

Tecleo porque es mejor que pensar en lo mismo todo el día y ponerme tristona a pesar del sol. En dos días, ya no habrá más prisas por las mañanas, ni decisiones trascendentales que tomar antes del desayuno siquiera (¿me ducho o duermo 10' más?), ni estrés para tener todo listo para ir al cole, ni para recogerlo todo mientras están en el cole, ni para almuerzos, meriendas o cenas, ni tareas, ni clases de tenis, natación o fútbol, ni excursiones a la granja y al museo y al supermecado de la esquina en el que venden el mejor perejil fresco, ni para jugar con la plastilina, ni sacar las témperas al jardín ni leer cuentos ni jugar al escondite, ni para peleas y castigos, ni para besos y abrazos y mimos y más besos, ni para nada.
Sólo tiempo para mirar el tiempo pasar. Para buscar otro trabajo consume tiempo. Podré leer, y escribir, y ver películas, ¡y lo llevo queriendo desde hace tanto tiempo! pero echaré de menos lo que mejor se me da: cuidar a mis niños y enseñarles todo lo que tienen que saber y más, y pasarlo bien jugando y teniendo yo también cinco años de nuevo. Echaré de menos mi trabajo. Pero había que decidir: o eres una trabajadora esclava, o eres una trabajadora en el paro.

Mi amiga alemana me acaba de enviar un mensaje y me dice esto: Those children you love, when they grown up, they will think exactly like me. Why don't you study to become a teacher then? xxx

Un título más para adornar los muros de las casas españolas. Por eso, Agneta, por eso.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Es magnífico, mucho mejor que las Crónicas de Nanny'a, deberías continuar escribiendo. Una sirena varada no atrae marineros.