martes, 27 de septiembre de 2011

crisis

Ya no bebo, ya no fumo, ya no follo. Y no por falta de oportunidades, sino porque pienso, ¿para qué?
Esa alucinación pacífica, esos placeres momentáneos, "el orgasmo"... bah, chorradas. ¿Quién necesita opio, pudiendo fustigarse?
Yo no necesito placer, necesito dolor.
Además, el dolor es más barato.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Good Bye! Penny
Hello! Amy Farrah Fowler

Sheldon

Kalíope dijo...

flajelación¿? para qué¿? eso es un tatuaje de mal gusto... yo te recomendaría un trebol! ahora te pega más ;)