viernes, 14 de enero de 2011

Fauces homicidas

Besarte es suicidio. En lugar de saliva, labios y dientes, tienes veneno, correas y cuchillas. No tienes una boca corriente, tienes una boca criminal. Que mata mis esperanzas, mata mis ilusiones, mata mi voluntad. Que cada vez que habla expulsa balas y no palabras.
Deberías de probar a mantenerla cerrada. A no buscar la mía para redimirte de tus pecados. Deberías dejar de libar en las heridas que me haces, deberías dejar de hablar, deberías olvidar cómo se besa. 

Me desangro ante tus ojos. Te relames.

No hay comentarios: