martes, 28 de diciembre de 2010

Retorcida

Caer en una oscura cama, en una oscura nada, con un completo desconocido del cual sólo sé su nombre y que su sonrisa no me resulta repulsiva. La mayor perdición, la mayor delicia. La mayor locura, la más satisfactoria infidelidad.
Estoy tan perdida y el placer, el placer no me deja pensar. Siempre me falta placer y necesito más.
¿Siempre tengo que amar y necesitar más?

No hay comentarios: