jueves, 4 de noviembre de 2010

Antes que nada, dale a play



Una habitación medianamente grande, con mucho humo y poca gente. Hace calor pero nadie se quita ni el sombrero ni la gabardina (las mujeres de poca reputación la llevan cruzada al bies). Se pide una botella al camarero, de algo fuerte. 
Y se escucha un blues en la radio.
Se abre el precinto de la botella, se bebe directamente. Se ignora el vaso con hielo.
El pintalabios se marchita en las medias sonrisas de esas señoritas presumidas sin reputación, mientras que en los ojos de los hombres brilla el espectro cristalino del alcohol.
Las palabras se pronuncian en voz baja, y la dueña del bar limpia la barra con un paño que huele mil veces a sexo, desesperación y soledad.
Buenas noches alienígenas de toda la red, y bienvenidos a mi nave.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Me la recordó:
http://www.youtube.com/watch?v=vh_-AVsgzAs&feature=related

El viejo Tom, todo un universo.
Para dormir puede usted oir su Lullaby, nana para nenas malas.