martes, 15 de junio de 2010

Impotencia

No sirve de nada ser la más puta de las santas. La más atenta y complaciente.
De nada sirven la inteligencia, la sensatez y la capacidad crítica.
Nunca son de utilidad la belleza, clásica o moderna, ni la frescura ni la perspicacia.
La humildad, la sencillez de alma. 
Los besos tibios, las lágrimas calladas.
No sirven para nada.





No hay comentarios: