domingo, 4 de abril de 2010

Régime

Yo no diferenciaba la preocupación del control. Tenía un grave problema para discernir la línea que separaba una cosa de la otra.

Y ahora me arrepiento de mi ceguera, de mi ineptitud, porque de ellas me veo sola.

Besos de un alien averiado, para todos y todas.

No hay comentarios: