jueves, 17 de diciembre de 2009

Sordera

Que escriba, me dicen. ¿Para qué? Si están todos ciegos. Son los ciegos los que quieren que escriba, así no les molestará lo que diga. Es una forma de volverme muda, y puede que lo estén consiguiendo.
Ya no hay fuerzas para gritar...

... o quizá sí:
¡LIBERTAD O MUERTE!

No hay comentarios: