miércoles, 9 de diciembre de 2009

"Diciembre Negro"

Vaya título para un post. Pero la verdad es que tengo una de mis crisis históricas, y como me da por ponerme afectada y melodramática pues...
Debe de ser porque soy un alien. Nunca termino de encajar en los planes preestablecidos, con vistas al futuro, que con tanto tesón tiendo a marcarme y que con tanto tesón nunca cumplo.
Yo me supongo que es por la sangre que corre por mis venas, al parecer, tan diferente de la del resto. La sangre que fluye libre y me llama a la libertad, a la verdadera libertad. Mi fisiología pues es la que me impide que pase "por el aro", que me "acomode", o como se quiera describir el hecho de quedarse sentado, haciendo lo que todos consideran correcto, mientras la vida pasa.
No sé qué quiero hacer exactamente con mi vida. No sé si quiero estudiar, ni si quiero trabajar, o formar una familia. Lo único que sé es que no tengo ganas de elegir entre el más leve de los males.
Eso me lleva a uno de los primeros post que publiqué en este blog, uno en el que Eduardo Galeano contaba una fábula sobre unos animales a los que se preguntaba con qué salsa desearían ser cocinados. La verdad es que no sé tampoco muy bien si mi vagancia extrema es la que se expresa, se disculpa, culpando a otros de su inactividad, pero de veras que yo me siento, casi siempre, cuestionando qué salsa sería más adecuada para mi carne alienígena.
No sé si me he dado a entender bien pero de todas formas, a los extraterrestres nunca nos sentaron bien ni la gripe ni el síndrome premenstrual.
Abrazos desde la nave nodriza en cuarentena.

No hay comentarios: