martes, 7 de julio de 2009

El libro de los abrazos rotos

No consigo dormir. Tengo una mujer atravesada entre los párpados. Si pudiera, le diría que se vaya; pero tengo una mujer atravesada en la garganta.

No hay comentarios: