lunes, 13 de abril de 2015

Mariposa nocturna, geometría graciosa de tus alas...

Ojos grandes para unos solos días.
"¡Polilla!".
Yo digo:
terciopelo,
amor honesto,
locura vital.

martes, 30 de diciembre de 2014

Cada vez que me giro te enredas en mi espalda

Un túnel del tiempo entre las sábanas.
Ecos entre tu pecho y mi espalda.
La gaviota lo grita en tu cara,
y porque los cuatro soles colisionan,

sé que me amas.
Llevamos un siglo morando estos sueños que otros llamaron pesadillas:
El hielo del invierno; la letra pequeña del contrato; el efecto secundario...
El túnel del tiempo se ensancha.
La gente no ve los diamantes que brillan en el fondo de nuestras gargantas,
traficantes de otras tierras, con un milenio de retraso,
pues bebemos el vino sin gracia y comemos los panes sin penas.
Revisas el mapa, grindo la yerba.
Decido morir en el momento preciso, ni antes (de recorrer el cielo), ni después (de ti).
"Feliz Navidad", cubriendo mis hombros.
"Feliz Navidad", prendiendo la mecha.
Terremoto. Dejamos el peta a medias.
"No te vayas nunca, nunca desaparezcas", saboreo la certeza mordiendo tus miedos.
Tu cansancio tiembla, ya te enredas en lo negro. El túnel del tiempo nos vuelve a tragar.
Lo que Dios nos ha entregado, que en nosotros no perezca.

sábado, 14 de junio de 2014

A ti

Para Cristina. Para todas las Cristinas.

¿A mí, que me han llamado Hija de Satán, Maga, Lolita, y Bien pagá?
¿A mí,
Salomé y cabellos de azabache,
Eva y crujidos suculentos,
Señora de Babel y vino a ríos?
¿A mí,
que por mis afectos tornáranse las piedras vivientes en metales sangrientos?
¿A mí,
ojos de águila que no temen al Sol? ¿satélite por el que danzan las mareas?
¿A mí,
madre de tus hijos, incubadora de sueños?
¿A mí,
que ya conozco todos tus secretos?
¿A mí,
sirena varada,
erinia furiosa,
amante encontrada,
Mujer sagrada?
¡¿A mí,
también,
vas a decirme que "no"?!

martes, 6 de mayo de 2014

Pecaminosidad precede a pecado

El crujir de la manzana despierta a la carne;
Eva sabía lo que se hacía.

viernes, 25 de abril de 2014

Temprano en invierno

Él sale con calma del portal, cierra la puerta, camina unos pasos sobre el camino de piedras blancas hasta la calle. Y mira hacia arriba. Yo, también, miro hacia arriba. Tercer piso, ventana de la derecha. Una chica toca con su mano abierta el cristal. Está posada contra el vidrio, con una sensualidad que envidiarían en Ámsterdam. Los primeros rayos de sol frío saludan a su ombligo, sus medias lunas... Sonríe complacida. Miro al hombre, él también sonríe. Para que nadie les entienda se hablan con los ojos. Ella tiene síndrome de Down; es hermosa. Él es un tipo corriente,que se despide rápido al alcanzar de la calle la calzada, y de la calzada la esquina - esto es, tres despedidas. Ella se queda quieta, mirándole marchar, acariciando el cristal, ¿o un recuerdo? ¿esperando a la noche, quizá?

Paso más tarde este día por delante de esta casa.
La ventana está rota, y la bella no está.